Sociedad

Dos viejos conocidos se encuentran

 

Dos viejos conocidos se encuentran y hablan unos minutos sin recordar muy bien de qué se conocían. No se sabían ni el nombre, pero han quedado para hacer una cenita y ponerse al día.

 

 

Hace tiempo que no se veían, tal vez demasiado. Y por algo sería. Se han cruzado hoy por casualidad en un centro comercial después de muchos años de no verse, un lapso que ha provocado que no recordasen absolutamente nada específico del otro. Sin embargo, han aprovechado para saludar y hablar cinco minutitos para ponerse al día. “Y que todo bien? Sí sí, todo bien, todo bien? Tú también, no? Todo bien? aseguran haber escuchado varios testigos presenciales.

Parece ser que todo comenzó con un cruce fortuito de miradas, que ha obligado a los protagonistas a detenerse. “Es lo que ves una cara que te suena y decides ignorarla, pero justo te mira a ti y te quedas sin escapatoria”, explica uno de los protagonistas. “Es profundamente incómodo, a los 10 segundos de conversación ya se ve que sería un error”, añade.

El otro protagonista ha reconocido que “su cara me sonaba mucho pero no sabría decirte de qué y mucho menos el nombre”. La conversación, según todas las fuentes, ha transcurrido entre imprecisiones absolutas, tales como “el trabajo bien no? aún estás  … donde estabas vaya “, o” que hace la familia? “.

Uno de los momentos críticos ha sido cuando se han preguntado por la situación amorosa, que en ambos casos era de absoluto fracaso. “Y como está la …” preguntaba uno, mientras el otro cortaba rápido “no no, ya no estamos juntos”. Para ponerse al día después de tantos años, los dos interlocutores han despedido prometiendose “hacer una cena un día de estos”, aunque no tienen ni uno el teléfono del otro.

 

 

 

 

 

Leave a Reply