Sociedad

El iPhone 7 es sumergible, pero no lo intentes


La autonomía es la mejor que han conseguido nunca: una hora y media de juego continuo a Pokemon Go

iPhone-7

El iPhone 7 acaba de presentarse al mercado confirmando la mayoría de rumores. Tras una maniobra que no revelaremos pero ha incluido pelar hacernos las rodillas, hemos tenido la ocasión de probar el nuevo modelo estrella de la compañía de Cupertino antes de que debute en las tiendas. Como siempre, Apple ha dejar claro que el nuevo terminal es “lo mejor que han hecho nunca” y “revolucionario” en todos sus aspectos. Después de tantas jornadas históricas superadas, aquí ya sabemos que estos calificativos se han de coger con pinzas, así que nos hemos dispuesto a analizar las prestaciones y ver hasta donde llega, exactamente, su revolución.
El iPhone 7 sale al mercado en dos modelos diferentes, iPhone 7 y iPhone 7 Plus Ultra Next FUA. Ambos modelos podrán comprarse en los colores habituales, pero el Space Grey (Gris Espacio) es sustituto por el “Black” (Negro) y añaden un nuevo negro, Black Bondage Leather (Negro Cuero de Bondage).


El primer modelo es el más justito: tiene una sola cámara y su versión de 32GB ya justa de capacidad para grabar el primer video en 4K, el típico que haces cuando lo sacas de la caja, con el embalaje de fondo. Por supuesto, es posible pagar 100 dólares más para la versión de 128GB o 200 dólares más por la de 256GB, que ya te permiten grabar una buena decena más de vídeos 4K en slow motion, 3D y sin comprimir. Pero si alguien decide instalar medio catàl·leg de la Apple Store, Apple asegura que con los 2TB que se pueden contratar a su nube iCloud por 20 € al mes no debería haber problema.


El iPhone 7S Plus Ultra Next FUA tiene doble cámara, una pantalla más amplia y la batería aguanta mucho más, unas buenas 4 horas seguidas de vídeos de pornografía en HD o poco más de una hora y media de jugar a Pokemon Go. El iPhone 7 incorpora mucha más potencia de procesamiento. El Chip A10 duplica la velocidad de su predecesor, con una gráfica superior (tres veces más rápida) que posibilita que juegos como el Candy Crush suban a 60 fotogramas por segundo, marcando un antes y un después en la animación de la explosión de golosinas. La memoria RAM aumenta en el modelo caro, el Plus Ultra. Por primera vez, la memoria llega hasta los 3GB. Este era un cambio muy esperado. En la presentación, Tim Cook confesó que “después de que los móviles Android de gama baja que regalaban en la India en los paquetes de cereales llegaran a los 3,5GB de memoria RAM, comenzamos a sentir la presión del mercado”.


En nuestras manos, todo sobre el iPhone 7


El primero de lo que nos damos cuenta al coger cualquiera de los modelos del iPhone 7 es que su diseño, a excepción del bulto que hace la cámara, es exactamente igual que los modelos anteriores. Los acabados, dimensiones, incluso el peso y el tacto. De hecho, después de observar el chasis largamente, hemos descubierto que el nombre del modelo está impreso sobre una pegatina y que debajo todavía se puede leer “iPhone 6”. Tampoco es la primera vez que reciclan chasis, ya lo hicieron con el iPhone 6SE, aunque han asegurado que esto no puede rebajar el precio, ya que “el espíritu de Steve Jobs todavía está, dentro de estos terminales, y eso no se paga con dinero “.
La pantalla parece más resistente que nunca al tacto, con rumores apuntando que se trata de Gorilla Glass mezclado con adamantium, aunque tampoco hemos querido probar su resistencia porque nos han dicho que debemos volver. Eso sí, la tecnología de reflexión WYLA (What Yout Looking At) impide que nadie que no sea el usuario vea el contenido. El resto de personas que miren la pantalla sólo verán “un reflejo de sí mismas para que se den cuenta de la cara de miserables y desgraciados que hacen por no tener un teléfono de mil euros”, reía Cook durante la presentación. Los colores de la pantalla, “la más nítida jamás hecha para el iPhone”, se adaptan a la cantidad de luz ambiental y las imágenes se muestran, por primera vez, más reales que la realidad. Eso sí, si es de noche no se ven mucho, para aumentar esa sensación de realismo.


El rediseño del botón de inicio, ahora más sensible (a las pruebas nos ha llegado a quejarse cuando probábamos el 3D Touch) y la eliminación de la conexión 3.5mm de los auriculares clásicos han convertido el iPhone 7 en el primer modelo sumergible los de Cupertino. Es water-proof y dust-resistant por primera vez, pero recomiendan no sumergirlo demasiado profundo, en agua salada, no ducharse con él y, sobre todo, no estornundar sobre ella, por si acaso.


La sensibilidad a la presión del 3D Touch ha aumentado exponencialmente: ahora la pantalla del teclado es capaz de sentir cuando estás escribiendo a escondidas, para pasar automáticamente al modo incógnito. En nuestras pruebas en la sección de comentarios de El País, hemos comprobado como, en el caso de notar una presión elevada al teclear, el iPhone 7 es capaz de reproducir sonidos blancos relajantes hasta que la tensión arterial te vuelva a bajar a los límites normales.
En cuanto a los auriculares, el iPhone cuenta con adaptadores de conexión lightning a 3.5mm (el primero es gratis) y, también, los celebrados AirPods, este par de botones inalámbricos con aspecto de sonotone mal puesto que se conectarán por Bluetooth. Cuando llames, o volver a preguntar a la Siri si te ama, los AirPods reducirán el ruido ambiental, para evitar que te moleste la música Trap del típico adolescente que desconoce el concepto mismo de auriculares. Su autonomía es de 5 horas de música, 6 horas si se escucha flojita, pero la caja contenedora les puede ir cargando. Hemos querido hacer fotografías pero cuando lo íbamos a hacer ya habíamos perdido el auricular derecho, la izquierda y la caja.


Por último, las mejoras en la cámara del iPhone 7 son espectaculares, como es tradición en Apple. Con una capacidad de procesamiento impresionante, con millones de operaciones que afirman que calcula en milisegundos, las fotos y vídeos se hacen solos. Ni que fijarte donde apuntas. Durante la presentación Tim Cook ha asegurado que “los Likes de Instagram llegarán tan rápido que te pensarás que has colgado por error una de tus fotos en calzoncillos”. Carmen Riudoms, suegra especialista en ingeniería de componentes móviles, afirma que “las fotos del iPhone siempre salen mejor. Yo guardo todas las que recibo por WhatsApp, mira, mira “.


En resumen, son 12 megapíxeles y una doble óptica, una normal, gran angular, y la otra telescópica. La última tiene capacidad de 3x de zoom óptico y hasta 10x de zoom digital sin mucha pérdida de calidad, con función de identificación automática de escotes. El sistema dual ha abierto la puerta a una nueva función: Portrait permite cambiar la distancia focal de una fotografía una vez disparada, para dejar desenfocado aquel desgraciado que se ha querido colar en la foto y saludar con la mano cuando encuadra en tu novia con el no sé qué del ábside de la iglesia de fondo. Las luces flash True Tone están formadas por cuatro LEDs inteligentes, con tonos cálidos y fríos, adaptables a cada situación lumínica y un 50% más brillantes que los del iPhone 6. Parece que Apple no ha querido hacer caso a los informes de la Unión Europea que compatbilitzaben hasta 237 casos de ceguera provocados por los flashes del iPhone en fotos de las tres de la madrugada.
Aunque el iPhone 7 ya está disponible en pre-demanda en las tiendas norteamericanas y australianas, en Europa sólo aterrizarán a partir del más próximo y lo harán, de momento, exclusivamente en Irlanda. Cuando hemos preguntado cuándo llegarán los terminales en Cataluña fuentes oficiales de Apple nos han respondido que de momento sólo tienen pensado venderlos en Irlanda “por unos temas”.

Leave a Reply